Buenas razones para consumir queso incluso en una dieta

El queso es una excelente fuente de calcio, proteínas, vitaminas y, además, no contiene azúcar, por lo que es un alimento compatible con cualquier dieta de adelgazamiento. Como profesionales en la fabricación de quesos de Cádiz sabemos que comer queso es un auténtico placer que encima, no te hará sentir culpable.

¿Son compatibles una dieta y el queso?

En una dieta baja en calorías se recomienda consumir 30 gramos al día de queso según los especialistas, pero existen otro tipo de dietas en que este alimento no se encuentra sujeto a ningún tipo de restricción. Es el caso de la dieta cetogénica, muy baja en carbohidratos, aunque rica en lípidos. En cualquier caso, el consumo moderado de queso no evita la pérdida de peso, ya que no contiene azúcar por lo que no hace que la grasa se almacene.

El queso contiene grasas saturadas y proteínas, pero no azúcar en la mayor parte de sus variedades. De hecho, la lactosa que es el azúcar que contiene la leche, se destruye durante el proceso de fermentación del queso. Eso sí, es importante conocer cuáles son las excepciones como son los quesos tipo cottage, que, al no fermentarse, contienen lactosa.

Por otro lado, está la grasa que contienen los quesos. Esta, según diversos especialistas, es un enemigo falso para la dieta. De hecho, un estudio realizado en la década de los 90 en Estados Unidos en cuatro grupos diferentes de personas, reveló que quienes habían consumido más grasas durante la dieta que les correspondió, no habían engordado ni un gramo más de los que habían seguido una más baja en grasa.