Diferencia entre el jamón ibérico y el jamón serrano

Todo el mundo ha escuchado alguna vez los diferentes apellidos con los que se llaman a los jamones en Cádiz. Ibérico, serrano... sin duda, un nombre que marca una gran diferencia, ya que no es lo mismo un producto que otro.

¿Jamón serrano o jamón ibérico?

 El jamón serrano es seguramente, uno de los tipos de jamones más vendidos debido a su precio. Este tipo de jamón, en origen, procede de cerdos de raza blanca exclusivamente. Su nombre se piensa que viene de lugar donde se curan los cerdos, es decir, en la sierra, donde se generan condiciones de temperatura y humedad óptimas para la correcta curación del jamón. En lo referente a la alimentación de estos cerdos, está basada en piensos, ya que son cerdos de granja que no salen al campo nunca.

Por otro lado, el jamón ibérico procede de cerdos de raza ibérico o como mucho, mezclados en un 50% con Duroc. Un jamón 100% ibérico, por ejemplo, es el de pata negra. Son cerdos criados en semi libertad en un hábitat muy concreto, al igual que su alimentación. Los de etiquetas rojas y negras son cerdos que se alimentan de recursos procedentes de las dehesas. Los de las verdes son alimentados a base de cebo en las propias dehesas y los de la etiqueta blanca se alimentan de un pienso compuesto por cereales y legumbres. De esta forma, se consigue que los jamones ibéricos sean un excelente producto con una calidad extremadamente alta.