Los beneficios de los productos ibéricos en la alimentación infantil

La alimentación de los pequeños es todo un reto para sus padres. Son muchas las corrientes y las teorías que van cambiando según cada generación sobre la manera más adecuada de alimentar a los niños. Y lo cierto es que los amantes de los jamones en Jerez de la Frontera están de suerte, pues los embutidos ibéricos están considerados como productos de alta calidad en el desarrollo de tus hijos.

Embutidos ibéricos, un producto de lo más saludable

Los embutidos ibéricos son un producto de origen sostenible indispensables en la dieta mediterránea, pero aun así, no hay que abusar de ellos en ninguna de las etapas del desarrollo de los niños. Pero si se realiza una inclusión equilibrada en su dieta, son unos excelentes aliados para fortalecer su alimentación.

Concretamente, en el caso de jamón ibérico, los beneficios que ofrece son muchos. Por un lado, es una buena fuente de proteínas totalmente naturales y aporta la dosis necesaria para el crecimiento de los niños. Las proteínas que hay en el jamón pueden incluso llegar a ser el doble que el de la carne fresca, puesto que su índice de agua es bastante menor.

También es una buena fuente de calcio, primordial para el fortalecimiento de los huesos, así como de potasio, magnesio y hierro. Contiene vitaminas del grupo B y su grasa es rica en ácido oleico. Este último es el que causa el conocido como colesterol bueno o HDL.